La Ingeniería Agronómica engloba una amplia variedad de ámbitos de actuación que quedan puestos de manifiesto en la frase “Desde el campo hasta la mesa”.

La intervención en todas las fases del proceso ofrece una amplia posibilidad de utilización de  los drones en nuestro ámbito profesional, que abarca desde el propio desarrollo de proyectos constructivos de diversa índole (industria agroalimentaria, naves agrícolas y ganaderas, pequeñas presas, etc.), la realización de asesoramiento a explotaciones agrícolas con el apoyo de datos  obtenidos a través de cámaras especiales montadas sobre drones, operaciones de riego, seguimiento de la ganadería extensiva, e incluso el apoyo en operaciones de logística.

En este sentido debemos destacar que los UAVs son una muy buena herramienta de apoyo al desarrollo de nuestro trabajo.

Entre las aplicaciones de esta tecnología en nuestro medio, son de destacar la realización de modelos digitales del terreno, levantamientos topográficos, tanto para el desarrollo de proyectos constructivos, como para el apoyo de las operaciones de diseño de riegos más eficientes mediante la distribución en campo conforme a las curvas de nivel y eliminación de encharcamientos innecesarios.

Curvas de nivel

Diseño del riego por goteo

Figura 1. Curvas de nivel de un olivar y diseño del riego por goteo en función del terreno.

Su aplicación en el seguimiento del riego en plantaciones, en los que mediante el empleo de cámaras térmicas podemos obtener información respecto a las zonas de encharcamiento y/o de déficit hídrico, así mismo, su combinación con el uso de cámaras multiespectrales e hiperespectrales, podemos obtener diferentes índices vegetativos que apoyen la toma de decisiones en cuanto a la aplicación de enmiendas fertilizantes o de tratamientos específicos. Para la toma de decisiones debemos complementar estas aplicaciones con observaciones de campo.

Imagen térmica de un olivar bien regado.

Imagen térmica de un olivar mal regado.

Figura 2. Dos imágenes de un olivar bien y mal regado.

Como comentábamos, una de las aplicaciones más extendida consiste en la determinación de índices de vegetación para determinar el estado fisiológico de las plantas. El índice más común  corresponde al índice de diferencia de vegetación normalizado, más conocido por sus siglas en inglés NDVI. Con este índice podemos ver el estado nutricional del cultivo, su falta de nutrientes esenciales.

Figura 3. Índice de vegetación NDVI de una cebada con déficit de nutrientes.

El uso de drones en la detección de plagas y enfermedades con cierta antelación, mediante los correspondientes índices de vegetación tales como el TCARI y el OSAVI, o bien la combinación de ambos se pueden detectar con anticipación plagas de insectos o enfermedades producidas por hongos o bacterias, de tal forma que si nos podemos anticipar a la aparición de los síntomas evidentes de los daños en las plantas, podemos evitar pérdidas en importantes en la vegetación, ya sea de espacios forestales, jardines, o campos de cultivo, y disminuir el consumo de productos químicos aplicados (Figura nº 4).

Imagen de un jardín

Índice de vegetación del jardín

Figura 4. Vista del estado fisiológico de un jardín.

Éstas y otras operaciones están ligadas a la denominada agricultura de precisión a través de la cual se propicia la optimización de recursos y la aplicación de los tratamientos en los momentos adecuados y en las dosis precisas.

Entre estas aplicaciones agrícolas que complementan las anteriormente citadas, se encuentran las aplicaciones aéreas de productos fitosanitarios a través de drones, actualmente sujetas a restricciones normativas severas hasta el punto de resultar prohibidas en la mayor parte de los casos, encontrándose actualmente en fase de desarrollo y estudio.

 

En este sentido esperamos que a medio plazo puedan efectuarse de una manera habitual integrada en la agricultura de precisión antes mencionada.

Así mismo, su utilización en el seguimiento la ganadería extensiva, toma de muestras ambientales para la determinación de la calidad del aire, o determinación de las emisiones, su utilización en la realización de estudios paisajísticos o en la inspección de instalaciones especiales en el medio rural, como por ejemplo líneas de suministro eléctrico, o instalaciones de almacenamiento de productos agrícolas, estado de cubiertas de edificios de uso agrario, o directamente en la realización de seguimiento de obras, nos muestra una perspectiva muy diferente poniendo de manifiesto características no apreciables desde otros puntos de vista.

Obras de realización de balsa de almacenamiento de purines

Obras de ampliación de Explotación de pollos de engorde

La aplicación de las nuevas tecnologías como herramienta de apoyo en el desarrollo de nuestro trabajo, incluyendo la aplicación de drones, hace que podamos ofrecer y prestar un mejor servicio al consumidor.  

Juan López de Herrera

Doctor Ingeniero Agrónomo

Ramón Piñeiro Rodríguez

Ingeniero Agrónomo

 

COLEGIO OFICIAL DE INGENIEROS AGRÓNOMOS DE CENTRO Y CANARIAS

C/ Bretón de los Herreros nº 43  1º,  28003 Madrid. www.agronomoscentro.org Tef.- 914416198